Tu actitud frente al mundo  

Aunque el mundo a tu alrededor se presente difícil y complicado,
debes entender que ser optimista no depende de circunstancias
externas, sino de una actitud positiva frente a las dificultades.
Busca siempre el lado positivo y la enseñanza valiosa detrás de cada
evento difícil. Superarás el pesimismo y sus terribles efectos. El
positivismo y el optimismo deben venir desde dentro de ti,
precisamente para poder superar los conflictos exteriores.

Reconoce calmadamente tus limitaciones sin menospreciarte y sin
estancarte. Procura superar tus fallas aprendiendo de ellas. Tú
tienes el poder de superarte . Al reconocerte conductas o actitudes
equivocadas, comienzas a superarlas, y si te amas lo suficiente,
podrás alcanzar los niveles de excelencia que te mereces y deseas
lograr.

Cuando HOY te dirijas a otra persona, siente interiormente que la
amas, el amor se reflejará en tus ojos, serenará tu espíritu,
alentará una sonrisa en tus labios y resonará como música en tu
acogedor tono de voz. Haz vivo el amor en tu corazón, concrétalo en
tus relaciones interpersonales y enriquecerás tu vida y la de las
personas a tu alrededor.

Sé faro, guía, maestro(a), ejemplo a seguir y motivo de alegría.

 

 

REFLEJOS DE LUZ