No pierdas

 

 

No pierdas la esperanza. Hay millones de personas esperando los recursos que dispones.
No pierdas el buen humor. A cualquier señal de enfado, hay siempre un suicidio en tus fuerzas.
No pierdas la tolerancia. Hay mucha gente a tolerarte en lo que aun tienes de indeseable.
No pierdas la serenidad. El problema puede que no sea tan difícil como piensas.
No pierdas la humildad. Además de la planicie, surge la montaña y, después de la montaña, surge el horizonte infinito.
No pierdas el animo de aprender. La propia muerte es una lección.
No pierdas la oportunidad de servir a tus semejantes. Hoy o mañana, podrás necesitar de su ayuda .
No pierdas tiempo. A cada amanecer un nuevo día nace, pero los minutos son otros.
No pierdas la paciencia. Acuérdate de la paciencia infinita de Dios....

 

REFLEJOS DE LUZ