No te olvides de mi  

Señor, ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir
mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.

Si me das fortuna, no me quites la felicidad.
Si me das fuerza, no me quites la razón.
Si me das éxito, no me quites la humildad.
Si me das humildad, no me quites la dignidad.

Ayúdame siempre a ver el otro lado de la medalla.
No me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar como yo.
Enséñame a querer a la gente como a mi mismo y a juzgarme como a los
demás.
No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si
fracaso.
Mas bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al
triunfo.

Enséñame que perdonar es lo más grande del fuerte y que la venganza
es la señal primitiva del débil.
Si me quitas la fortuna, déjame la esperanza.
Si me quitas el éxito, déjame la fuerza para triunfar del fracaso.
Si yo fallara a la gente, dame valor para disculparme.
Si la gente fallara conmigo, dame valor para perdonar.

Señor, si yo me olvido de ti, por favor... ¡no te olvides de mí!.

 

 

REFLEJOS DE LUZ