La opinión de los demás

 

 

Les preguntó un maestro de novicios a sus discípulos:

- ¿Que opinión debe importarle más a un hombre?
- La de los otros hombres-respondió uno.
- La de su familia-opinó otro.
- La de sus amigos-aventuró un tercero.

Dijo el maestro:
- Todas esas opiniones son muy importantes, pero ninguna más que la propia opinión. A los demás los podemos engañar, a nosotros mismos no. Tarde o temprano la verdad llega con su luz. Entonces nos vemos cuales somos y nos juzgamos sin error.

Tal es el juicio final. No importa nada que todos los hombres digan bien de mí si de mí mismo pienso mal. Y nada importa que todo el mundo piense mal de mí si yo aprobé mi examen de conciencia.

(desconozco el autor)

 

REFLEJOS DE LUZ