Hoy  

Que Dios nos conceda serenidad para aceptar las cosas que no podemos cambiar,

valor para cambiar las que podemos y sabiduría para distinguir la diferencia.
 

¡Cuánto puede expresar tan solo una palabra!

Tres letras cargadas de contenido, cargadas de vida.

 

HOY...

 

Hoy no es ayer ni es mañana, hoy es hoy.

Hoy es aquello que vivimos, aquello en lo que soñamos...

Hoy es las oportunidades que se ponen en mi camino para ser feliz,

los momentos en los que disfruto siendo quien soy,

las llamadas que la vida me hace para darme con libertad, con sinceridad, con claridad...

 

Hoy es la oportunidad que me brinda Dios de aceptar aquello que más me cuesta,

aquello que menos entiendo y me hace sufrir.

 

Hoy soy yo, ayer era yo y mañana seré yo... siempre seré yo.

Todo lo que me rodea me ayuda a ser yo misma

porque en mí está la libertad de poder elegir, la libertad de vivir.

 

Hoy quiero elegir... y mi primera elección es ser yo a pesar de las contrariedades

que la vida me pueda traer, a pesar de las satisfacciones que pueda alcanzar

o las realizaciones personales que llegue a conquistar.

 

Hoy elijo ser yo misma, sin miedo, sin temor, sin orgullo, sin anclamiento...

Hoy elijo ser yo desde lo que soy, desde lo que se ve y desde lo que no se ve de mí,

desde lo que soy capaz de transmitir y desde lo que se queda sin expresar.

 

Hoy...

 

Solo por hoy... ¿y mañana?...

El mañana es incierto, débil, quebradizo, inseguro...

No puedo vivir del mañana y tampoco del pasado,

por eso quiero vivir el hoy con la mayor intensidad de la que soy capaz,

mirando de frente y diciéndole a los que me rodean que me siento feliz siendo como soy,

que el crecer como persona no significa anularme en lo más esencial,

significa vivir en actitud de entrega, generosidad, crecimiento interior...

 

La vida me rodea, las personas existen, el mundo gira conmigo o sin mí,...

Por eso yo, desde lo que soy en profundidad quiero decirle a la vida, a las personas, al mundo,

que a partir de hoy opto por la libertad, por la felicidad de ser fiel a mi misma y a Dios,

por la verdad, por la serenidad, por la confianza plena...

 

Hoy opto por vivir el hoy.

 

 

Encar