"Levántate y resplandece, Jerusalén, que llega tu luz;
la gloria del Señor amanece sobre ti.   Es verdad que la tierra está
cubierta de tinieblas y los pueblos de oscuridad,
pero sobre ti amanece el Señor y se manifiesta su gloria
y acudirán los pueblos a tu luz. Haré que te gobierne la paz
y que la justicia sea tu soberana. No se volverá a hablar de violencia
en tu tierra, ni de saqueo o ruina en tu territorio"
(Is 60,1-2.3a.17b-18)

 

Jesús nace de nuevo en nuestros corazones. Que Él nos ayude a ser Reflejos de Luz  del gran Amor que Dios nos tiene y sepamos transmitir su paz a los demás.

           

 

FELIZ NAVIDAD Y UN AÑO NUEVO LLENO DE  PAZ