DINÁMICA DEL ADVIENTO

 

            No están desarrolladas, sino sólo enunciadas, ya que son sólo eso, "sugerencias". Pero, a partir de ellas, con los condimentos imprescindibles de la creatividad personal se pueden obtener ideas suficientes para preparar nuestro Adviento.

           

            La ambientación del lugar de las celebraciones o de las reuniones. Son válidos como signos; el color morado, música ambiental, posters y murales con imágenes y palabras que orienten claramente al contenido de la esperanza cristiana ("Ven, Señor Jesús")...

 

         Una imagen de la Virgen María podría presidir la capilla o la sala de reuniones. A ser posible una virgen con niño, más que la Inmaculada. La Virgen Madre.

 

         Frase para cada semana del Adviento, que sea lema y marque las pautas de reflexión y de actuación. Estas frases se situarían en la pared de la clase, añadiendo una detrás de otra. Temas indicados para la elección de la frase pueden ser: la espera/esperanza, la liberación, la venida del Señor, la conversión, María...

             Las frases podrían ser:

¡Es la hora!

Estad atentos para recibir al que viene.

¡Preparaos para recibir al Señor que viene!

¡Cambiad de vida!

                       

         Certamen literario, ¡no necesariamente con competición, premios y clasificaciones! de cuentos y poemas navideños. Se pueden leer en una celebración o en el concurso de villancicos.

           

Tarjetas de felicitación navideñas propias. Confeccionar tarjetas de Navidad, a partir de textos bíblicos y de situaciones del mundo que esperan al Salvador.

             

           Navidad con estrellas. Confeccionar estrellas para decorar la clase o la habitación según lo indicado:

1.      Coger un papel dorado, plateado, amarillo oro, rojo o naranja, de 9 X 9 cm.

2.      Doblarlo por la mitad.

3.      Volverlos a doblar para que quede un cuadrado.

4.      Doblarlo ahora de forma que quede un triángulo coincidiendo todos los pliegues en el mismo ángulo que es el que corresponde al centro de la hoja desplegada.

5.      Hacer otro doblez más de la misma forma.

6.      Cortar el ángulo descrito en el nº4 al bies.

7.      Desplegar el papel: ¡Ya tienes la estrella!

8.      Puedes confeccionar varias y hacer un móvil para colgarlo o una hilera de estrellas colocadas sobre la mesa.

9.      En cada estrella puedes poner una letra y formar palabras como: NAVIDAD, JESÚS...

 

 

Una estrella-ventana.

1.      Dibuja dos veces la estrella que tienes en esta página y recorta después las dos estrellas resultantes.

2.      En una de las dos estrellas, haz una ventana recortando las dos hojas.

3.      Pega las dos estrellas una sobre la otra. No pegues las hojas de la ventana.

4.      Abre la ventana y escribe en el interior de las hojas: “Hemos visto su estrella y hemos venido a adorarlo”.

5.      Cierra la ventana y escribe en el exterior: “Despertaos, ha llegado la luz”.

6.      Ata un hilo en la punta de arriba de la estrella y cuelgala.

            Esta estrella te recordará que Jesús es la estrella ofrecida al mundo entero.

           

 

Museo evocativo de la Navidad.

            Un método  dinámico y creativo para presentar los valores de la Navidad desde una visión humano-cristiana es realizar un mini-museo que nos evoque las claves de una Navidad ideal.

            Nuestro museo navideño tendría los siguientes objetos:

 

P      Las figuras-base del belén (María, José y el niño Jesús) que nos ayudan a entender los símbolos y el origen de la fiesta cristiana de la Navidad.

P      Un calendario que nos recuerda el “fin de año” y la actitud siempre cotidiana de volver a empezar.

P      Una postal navideña o “christma” que nos descubre el valor de felicitar a todo el mundo.

P      Una tableta de turrón que nos anima a potenciar la comida compartida, a construir familia, contagiar amistad, cercanía, a estar juntos...

P      Una cajita con papel de regalo que nos convence de la importancia de dar y darse, de regalar algo más que algo, de descubrir el mejor regalo para cada uno en particular, de crear tu propio regalo.

P      Hojas de publicidad de revistas que nos incitan a consumir consumiéndonos, publicidad que nos impide descubrir la verdadera Navidad, que oculta nuestros valores más queridos (se podría colocar de tal manera que las hojas de publicidad ocultasen una postal del misterio navideño).

P      Un villancico grabado que escuchamos que nos transporta a nuestra infancia, a la  sencillez y la sonrisa.

P      Las bombillas para colocar en un árbol de Navidad que evocan ese ambiente mágico que es el tiempo de Navidad, que nos ayuda a desentrañar el “espíritu de la Navidad” que siempre está presente en nuestras vidas y que en ciertos momentos es más fácil descubrir.

P      Un cartel de la “Operación Kilo” o de alguna campaña solidaria que nos grita el valor de compartir.

P      Una guirnalda de Navidad, de esas que adornan escaparates, árboles..., que nos anima a vivir en fiesta y a vivir la fiesta.

P  Un gorro de Papa Noel que nos inunda de ilusión, de esperanza.

 

Dinámica para trabajar este museo: 

·         Contar la idea a los niños para que ellos mismos traigan los objetos y a lo largo de una semana ir preparando el museo.

·         El profesor va presentando los objetos, uno a uno, y enseñándolos.

·         Los deja en la mesa a la vista de todos y anima a que cada uno comente lo que le evoca.

·         Asociamos a cada objeto un valor que se debería vivir especialmente en Navidad y buscamos modos de llevarlo a cabo en nuestra vida y formulamos compromisos revisables.

·         Buscamos, entre todos, el objeto nº12 (en el museo hay 11) para incorporarlo a nuestro museo y el valor que le corresponde.

 

Reflejos de Luz